martes, 20 de agosto de 2013




He anotado esta idea: El silencio no existe.

La he descubierto en mí mientras miraba
unas fotografías
que alguien tomó en un paisaje nórdico.
Podía ver en ellas la rara condición
de una llanura en soledad,
y en soledad también un poste ensimismado
y un asfalto remoto.
Bajo la luz raptada, parecía
que estuvieran presentes en su abandono estricto,
en el légamo claro de cuando nadie mira.


El silencio no existe.

¿Cómo podría haberlo
si todo tiene vibración y luce
y restalla por dentro más allá
de su apariencia muda?
En donde estemos ¿no escuchamos siempre
su murmullo o su pálpito?


El silencio no existe.

(Noto cómo la idea extrae de mí
las líneas de un sentido,
y busca su espesor, y al mismo tiempo
apunta al blanco en sombra
donde está su verdad.)


Quizá silencio es sólo un nombre,
un nombre acostumbrado aunque inexacto,
una palabra errónea que habla, en realidad,
del sonido terrestre
que está perdido
en un espacio ajeno y despoblado
donde nadie lo escucha.


El silencio no existe.

(La idea
ya es un dardo que está cruzando el aire.
Su vuelo es pensamiento.
Mis palabras lo empujan y lo frenan.)

12 comentarios:

  1. Cuando pido silencio (o me lo exigen - soy habladora)tal vez queramos significar que no sean/seamos demasiado parlanchines, por lo demás tiene razón tu poema: el silencio no existe.
    Escuchaba el otro día una canción de Extremoduro: "Tango suicida" y en un momento dice:
    ..."Que no puede estar solito, en esa cabeza".
    Cariños.

    Valeria

    ResponderEliminar
  2. El silencio existe, como la nada, pero son difíciles de encontrar/detectar si no es en el principio (del Universo sobre todo), la mayoría los confunden con la soledad, que en cambio es ruidosa (a su modo). Pero hay mucho de cierto en lo de la dificultad del silencio real: uno camina por un bosque y cree que está en silencio, pero...de pronto, se hace de verdad ese silencio, se callan los pájaros y los insectos, cesa el viento, tú también te paras y entonces se nota la ausencia de sonidos (¿silencio?) y te acojonas casi. Los sordos creo que tampoco viven en el silencio sino con su propia banda sonora dentro de su coco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues callaos, joder.

      Eliminar
    2. ¡Qué talento, qué ocurrente! (empieza tú, Anónimo)

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Tu puta madre (es una forma de hablar...)

      Eliminar
    2. ah, muy bien, pues tu puta madre (...)

      Eliminar
    3. ¡Callaros, coño!, decía el otro.

      Eliminar
  4. Están bien las minúsculas y los tres puntos entre paréntesis. Son rasgos de estilo, y tal.

    ResponderEliminar
  5. Hasta ahora la cosa anónima va de:

    Callaos

    Callaros (menos correcto en este contexto)

    y falta la aportación guardiavivilesca:

    ¡Callarse, coño!

    Y su puta madre que no falte

    ResponderEliminar
  6. No: también se ha hablado de Jack London y de rasgos de estilo o estilemas.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.