lunes, 25 de febrero de 2013

La pintura. No creo que sea ya posible
hablar de Historia de la pintura. Ni me importa.
Me importa mi relación con esa cosa
con la que, aún, tengo la inercia de relacionarme.
Me importa la pintura porque me ha importado durante años.
Y, sin embargo, en cierto sentido,
ya no me importa.
No creo que en esta época nuestra un cuadro,
cualquier cuadro, sea más relevante que cualquier otra imagen
(ahora hay infinidad de tipos de imágenes:
impresas, virtuales, fotográficas, infográficas,
videográficas, grafitis en paredes,
escupitajos en el suelo).
Es más, un cuadro, cualquier cuadro,
tiene hoy menos vigencia,
esto es, menor relevancia, que cualquier otra imagen.
Entonces, ¿por qué sigo teniendo esa tendencia,
a mirar un cuadro como si fuera una cosa importante?
No lo sé, la verdad.
Hasta hace un par de años, tal vez menos,
todavía me montaba mis teorías en torno a la vigencia de la pintura,
en torno a su necesidad.
Que si tiene un carácter reflexivo
que no se produce en otros medios. Que si dibujar o pintar es,
en cierto modo, una manera de pensar las imágenes.
Que si el goce físico de mancharse las manos.
Que si es necesario conservar las sensaciones directas, táctiles,
que solamente se producen frente a un cuadro.
Pavadas. La pintura ha muerto y punto.
Murió hace mucho tiempo. Mucho antes de que yo
empezara a pintar. Lo que no quita que todavía me guste,
de vez en cuando, pintar algún cuadrito.
Al igual que me gusta rascarme los huevos.
Hay un prurito que no se acaba. Morirá conmigo.
Una parcelita en mi dura cabezota. Que me impide abandonar del todo
las cosas que alguna vez fueron para mí importantes.

Mi tema es la nostalgia. Ya lo sé.
Entiendo que el mundo gire y ahora cualquiera pueda hacer,
con un simple teléfono móvil, lo que hasta hace poco era imposible.


6 comentarios:

  1. Creo que eres un buen poeta.
    Además.
    La pintura
    es importante.
    Rembrandt lo sabe.

    ResponderEliminar
  2. la pintura "era" importante, a mi modo de ver, Emma

    soy muy feliz, de vez en cuando, JL, ¿no se nota?

    gracias, un saludo

    ResponderEliminar
  3. El mismo problema tienen otras artes (literatura, cine, poesía, arquitectura...), incluso economías y países, y ahí siguen: sanísimos muertos vivientes.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.